CRISIS MATRIMONIAL

CRISIS MATRIMONIAL

1

Cuando nos casamos jamás imaginamos que nuestro matrimonio pudiera tener problemas serios, sin embrago, se estima que entre los 3 y 7 años de casados la mayoría de los matrimonios entran en una fuerte crisis matrimonial y es en este momento que creemos que es el fin del matrimonio porque suponemos que nadie más ha pasado por una situación similar sin terminar en divorcio.

 

 

 

 

 

 

LAS OPCIONES

Cuando tu matrimonio ha entrado en una crisis tus opciones son:

1.-Divorciarte.

2

Firmar papeles, pelearse la custodia de los niños, la casa, la manutención, etc, enfrentar un cambio de vida radical, adaptarse, ver sufrir a los hijos, y si estás casado por la iglesia, no podrás volver a casarte o a estar con alguien más sin alejarte de la comunión. Pregunta testimonios de los divorciados y de sus hijos. Que te cuenten todas las ventajas y desventajas del divorcio. Sin ocultar nada.

 

 

 

2.-Volver a lo mismo

Cuando le hablo a una pareja separada o a punto de separarse  de la opción de  volver a intentarlo, no pueden ni siquiera encontrar una razón válida para volver a “soportar” lo mismo. Obviamente nadie quiere seguir “amarrado” de por vida a un “hogar” donde regresar a casa significa encontrar una mala cara, una mala contestación, gritos, pleitos y cero muestras de estima, cariño, respeto, y mucho menos amor.

En el caso de las infidelidades, todos merecemos respeto y por nuestro valor, no podemos volver y  permitir que nos sigan lastimando con una relación extra marital. Sin embargo recuerda que se vale arrepentirse y se vale perdonar, pero solo se perdona al arrepentido.

3.- Volver a intentarlo. 

3En realidad cuando sugiero “volver a intentarlo” no me refiero a volver a lo mismo, me refiero a volver al plan inicial del día de la boda, sí, nos equivocamos, sí, agarramos el camino equivocado y  sí,  es necesario un cambio, cambiar de vida, pero cambiar juntos, sin soltarse de la mano.

Si ven su crisis como “tocar fondo”  y lo que sigue es solo trabajar juntos para volver a subir, con un poco de disposición de ambas partes a reconocer los propios errores  y aunque el “otro empezó” o el otro hizo más daño, reconocemos que los dos hemos fallado, doblamos un poco el orgullo  y empezamos poco a poco a destapar las heridas, a reconocerlas, a pedir perdón y a sanarlas, les aseguro que todo puede empezar a mejorar. No es fácil, destapar heridas, limpiarlas y curarlas,  duele….y mucho! doblar el orgullo es…dificilísimo!!! PERO…les aseguro que vale la pena volver a intentarlo.

 

LA PIEDRA EN EL CAJÓN

Cuando las ofensas han sido muy grandes, pero hay arrepentimiento, dale la oportunidad de  compensarte el daño, guarda “la piedra” con que te hirió en el fondo de un cajón, y empieza a guardar encima de la piedra todas las cartas, besos, abrazos, flores, regalos  y buenos momentos juntos,  llegará el día en que tengas un cajón tan lleno de cosas buenas, que te hacen tan feliz, que la piedra habrá quedado oculta muy en el fondo, sabrás que está ahí, pero no querrás desenterrarla.

Si ya están separados. No lo den por terminado, cuando la crisis es muy fuerte, el darse un tiempo para pensar, para vivir como divorciados, para tranquilizarse y llegar a casa sin ver la mala cara y tener enfrentamientos, realmente creo que puede ayudar a pensar un poco las cosas. Aprovechen el tiempo para escribirse lo que sienten, sin ofenderse, y siempre recordando decir “yo me siento…” y  nunca decir: “Es que tu siempre…”. En lo personal encuentro muy útil el escribir, porque te da oportunidad de escribir, borrar, leer, corregir, decirlo de una manera menos agresiva y luego ya decides si lo mandas o lo eliminas.

¿Qué tanto puedes perder en un nuevo intento? Pueden considerar varias opciones para trabajar en su matrimonio. Escojan por donde quieren empezar, donde se sienten más cómodos.

Estas son las opciones que Familia Unida ofrece:

  1. a) Orientación familiar, terapia individual o de pareja. Los orientadores y psicólogos pueden ser un mediador perfecto, porque están en el punto medio, no los conocen, escuchan las dos versiones y han ayudado a muchas parejas antes que a ustedes.
  2. b) Talleres matrimoniales.– Existen programas como Recién Casados* y Proyecto Familia*, en los cuales podrán ir a reuniones con su grupo de amigos, se reúnen en casas, revisan poco a poco los temas que pueden estar provocando problemas, sin la fricción que se da por estar enojado por ese tema en ese momento, sino que fue el tema que tocaba ver. Es un ambiente muy relajado, cenan, platican, ven casos con los que se pueden identificar y darse cuenta que los matrimonios son

c)Renovación matrimonial.- Es un día de encuentro de pareja, donde haces un alto en el camino, escuchas unas pláticas sobre el matrimonio, tienen tiempo para platicar del tema entre ustedes dos, luego tienes una comida en pareja tipo pic nic, acompañados de una copa de vino. y al final cierran con una misa donde renuevan sus votos.

Es una oportunidad perfecta, si están en crisis, para decir: “va de nuevo, te vuelvo a aceptar, quiero luchar junto contigo para salir adelante y retomar nuestro amor”. Y si ya superaron su crisis, es decir: “Si! Otra  vez te acepto!”. Es un día inolvidable.

  1. d) Dirección espiritual. A veces el solo ir a desahogarte con un sacerdote, te hará sentir mucho mejor, verás las cosas con otros ojos y podrás tomar mejores decisiones.
  2. e) Conferencias, libros y películas. Una de las películas que más recomiendo es “Prueba de Fuego”. Libros: “El anillo es para siempre” del padre Ángel Espinosa de los Monteros. En el Centro de Familia Unida puedes encontrar algunos libros y videos de conferencias que te pueden ayudar.

 

Una vez que decidan empezar esta lucha juntos, les aseguro que del otro lado encontrarán un matrimonio hermoso, como nunca antes lo fue, maduro, estable y súper feliz. No se van a arrepentir de darse otra oportunidad.

Y lo más importante: Aférrense a Dios!,  He visto matrimonios que llegan a pedirme consejo, con una situación que no encuentro las palabras para poderlos ayudar, pero poniéndolo en manos de Dios, logran salir adelante. Les aseguro que  más allá de los consejos que podamos dar, de los libros que puedan leer, es Dios el que repara ese matrimonio.

En Familia Unida estamos para apoyarlos. Acérquense!

Por:

Marisa Menchaca de Félix.


Leave a Reply